Consejos para una limpieza de cristales eficiente

Para la mayoría de las personas las tareas domésticas suelen resultar actividades molestas y fastidiosas, sobre todo si no se saben realizar de la forma correcta. Por eso en algunas ocasiones algunas labores como la limpieza de cristales pueden parecer desesperantes. Siempre quedarán marcas y huellas si la limpieza comienza por las ventanas y no por las persianas y los marcos. Para liquidar esta actividad de la forma más eficiente debe realizarse en el orden adecuado y con los productos y herramientas más idóneos según informa Proliser.

 

cristales

El polvo que se acumula en las rendijas de las persianas suele ser complicado de limpiar, por ello conviene pasar un plumero al menos una vez por semana. Ten en cuenta que están a la intemperie susceptibles a los cambios climáticos y a las precipitaciones. Si se salpican, conviene limpiarlas con un paño mojado en agua con detergente, luego aclararlas bien y secarlas. Si la suciedad no desparece, podemos añadir amoniaco y frotar con un cepillo.

 

Este procedimiento debe repetirse por ambas caras de la persiana, en los marcos y en los cristales. Las persianas con celosías graduables deben limpiarse con un guante impregnado en agua con detergente que se debe pasar por cada lámina. Es un trabajo lento pero necesario cada cierto tiempo para evitar que se acumule la suciedad. Los guantes deben mantenerse limpios por lo que conviene aclararlos así como el agua cuando este sucia.

 

Los marcos deben limpiarse antes que los cristales para no traspasar la suciedad. Si son de madera no conviene mojarlos, sino pasar un trapo humedecido bien escurrido. Si por el contrario son de aluminio se limpiarán con agua y jabón aunque es imprescindible cambiar el agua cuando parezca sucia.

 

Para la limpieza de cristales y espejos existen muchas técnicas y productos. La mayoría de ellos suelen contener alcohol aunque también son muy efectivas las mezclas caseras como la de agua, vinagre blanco y amoniaco gracias a sus propiedades para desengrasar y abrillantar. Los paños que se deben emplear no pueden dejar pelusillas aunque también se pueden utilizar limpiacristales con goma en sus extremos. Con este instrumento no quedarán huellas, pero para que los espejos brillen y no se empañen se debe preparar un preparado de agua y vinagre y humedecerlo en papel de periódico para más tarde secarlo con un paño de algodón. Si el agua de esta mezcla está caliente la suciedad desparecerá más fácilmente también de las mamparas de cristal.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: